lunes, 25 de noviembre de 2019



El 22 de noviembre, a las 18 horas (hora de España), a los 89 años de edad, Abelardo de Armas se ha encontrado con el Padre. Una insuficiencia pulmonar complicó su ya debilitada existencia.
Abelardo de Armas nació en Madrid en 1930. Las dificultades de la posguerra le obligaron a enfrentarse con la vida en plena adolescencia, lo que le hizo madurar prematuramente.
A los veintiún años hizo una tanda de ejercicios espirituales con el P. Tomás Morales S.I. y su vida experimentó un giro copernicano: de vivir para sí, puso su vida al servicio de los demás: campamentos de formación juvenil, conferencias a jóvenes trabajadores, clases de orientación profesional y moral a los botones de entidades bancarias. Más de doscientas tandas de ejercicios espirituales internos para jóvenes y adultos, y un largo etc., fueron manifestaciones de la conversión que experimentó en sus primeros ejercicios espirituales.
Auténtico líder natural por las numerosas cualidades innatas que tenía: sentido del humor, gran memoria, prodigiosa voz para el canto, grandes dotes de orador; fundamentó su fuerte espiritualidad en lo que él llamaba la mística de las miserias: subir bajando, las manos vacías.
Pidió para sí ─y para la institución─ la gracia de la infancia espiritual, el vivir y morir pobre y sin méritos, y parece que se le concedió lo que pedía porque, en sus últimos años, el Alzheimer le fue reduciendo a la dependencia total como al más pequeño de los niños.
Marcaron época aquellas intervenciones suyas en las Vigilias de la Inmaculada, enardeciendo a los asistentes con sus vibrantes charlas en defensa de los valores humanos y espirituales, y en el cálido, confiado y audaz amor a la Inmaculada.
Aquella tanda de ejercicios a sus veintiún años le unió de por vida con el P. Tomás Morales, hoy Venerable. Desde su conversión, decidió consagrar su vida totalmente a Dios dentro del mundo, uniendo, así, su destino al del P. Morales en la creación del Instituto Secular CRUZADOS DE SANTA MARÍA, del que fue primer director general durante casi cuarenta años.
Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

1 comentarios:

Javier Avalos dijo...

Me convertí y regresé a la Fe en unos ejercicios espirituales dirigidos por el en abril de 1.987.Que Dios le tenga en su gloria y goce de la vida eterna.