viernes, 17 de febrero de 2012

Hoy, Abelardo, cumple 82 años. Los cumple con las manos vacías, y en silencio. De aquel hombre activo que muchos conocieron, ahora el Señor ha tomado sus dones, le hecho caso a la oración de San Ignacio de Loyola que tantas veces pronunció... "Tomad Señor y recibid..."
La Virgen salvó su juventud, se formó a través del Padre Morales, y junto a él se entregó a la salvación de la juventud. 

Aquí su canción hecha vida...
Dios de mis manos vacías,
que de nada me creaste,
y eternamente me amaste
aun cuando yo no existía.
Antes de que yo naciera,
esperanzas te infundiera
que con amor pagaría
el amor que en mí pusieras.
Mas el pago que te di
fue el de mis manos vacías,
mas el pago que te di
fue el de mis manos vacías.
No por eso te rendiste.
De más gracias me colmaste,
y nuevamente vacías
las manos en mí encontraste.
Mas tu Amor, que nunca acaba,
nuevas gracias concebía
y al fin venciste, Señor,
y al fin venciste, Señor.
Pues en mis manos vacías
puse tu propio dolor,
mis miserias y mi nada,
y Tú pusiste tus 1lagas.
Manos así transformadas
colman todo de Tu amor;
ya no las tengo vacías
las ha llenado mi Dios.
Ver también:

2 comentarios:

Equipo de Autores dijo...

Mil gracias, Abe. Hoy celebraré tu santo -aunque no te enteres por tu alzeimer- con lo que más ge gustaba con Ejercicios Espirituales. Nuestra oración agradecida por ti. Un fuerte abrazo
José Antonio Benito

Antonio M. Sánchez dijo...

Muchas felicidades para Abelardo. Doy gracias a Dios por su vida.